Diferencias entre el vidrio bajo emisivo y el vidrio de control solar: ¿Cuál es la mejor opción para ti?

Vidrio bajo emisivo y control solar

El vidrio es un elemento fundamental en la arquitectura moderna, no solo por su función estética, sino también por su capacidad para influir en el confort y la eficiencia energética de un edificio. En este sentido, dos tipos de vidrio han ganado protagonismo en los últimos años: el vidrio bajo emisivo y el vidrio de control solar. Ambos tienen características únicas que los hacen adecuados para diferentes necesidades y condiciones climáticas. En este artículo, te contamos con detalle las principales diferencias entre estos dos tipos de vidrio y te ayudaremos a determinar cuál podría ser la mejor opción para tus proyectos.

¿Qué es el vidrio bajo emisivo?

El vidrio bajo emisivo, también conocido como vidrio de baja emisividad, está recubierto con una capa delgada de óxido metálico, generalmente de óxido de estaño o de plata. Esta capa actúa como una barrera para la radiación térmica, lo que significa que ayuda a mantener el calor dentro del edificio durante el invierno y a bloquear el calor exterior durante el verano. Esto se logra al reflejar la radiación infrarroja de onda larga, lo que reduce la transferencia de calor a través del vidrio.

Ventajas del vidrio bajo emisivo:

  • Mejora la eficiencia energética del edificio al reducir la pérdida de calor en invierno y el ingreso de calor en verano.
  • Ayuda a mantener una temperatura interior más constante y confortable durante todo el año.
  • Reduce la necesidad de calefacción y refrigeración, lo que se traduce en un ahorro significativo en las facturas de energía a largo plazo.
  • Minimiza la condensación en el vidrio, lo que contribuye a mantener una vista clara y sin obstrucciones.

¿Qué es el vidrio de control solar?

Por otro lado, el vidrio de control solar está diseñado específicamente para reducir la cantidad de radiación solar que entra al edificio, sin afectar significativamente la entrada de luz visible. Este tipo de vidrio generalmente tiene una capa de baja emisividad similar al vidrio bajo emisivo, pero también incorpora otras tecnologías para controlar la transmisión de calor solar.

Ventajas del vidrio de control solar:

  • Minimiza el calentamiento excesivo del interior del edificio al bloquear una parte significativa de la radiación solar.
  • Ayuda a reducir la carga térmica en los sistemas de aire acondicionado, lo que puede disminuir los costes de refrigeración en climas cálidos.
  • Protege los muebles, suelos y otros elementos interiores de la decoloración y el deterioro causados por la exposición prolongada a la luz solar directa.
  • Permite mantener una iluminación natural adecuada en el interior del edificio, lo que contribuye al bienestar y la productividad de los ocupantes.

¿Cuál elegir?

Casa con vidrio bajo emisivo y control solar

La elección entre vidrio bajo emisivo y vidrio de control solar dependerá de varios factores, incluyendo el clima local, las necesidades de confort térmico, la orientación del edificio y el presupuesto disponible. En general, si vives en una zona con inviernos fríos y veranos cálidos, es posible que prefieras el vidrio bajo emisivo, ya que ofrece beneficios tanto en términos de eficiencia energética como de confort interior. Por otro lado, si te encuentras en un área con climas predominantemente cálidos y soleados, el vidrio de control solar podría ser la opción más adecuada para evitar el sobrecalentamiento del interior de tu hogar.

Tanto el vidrio bajo emisivo como el vidrio de control solar son opciones viables para mejorar la eficiencia energética y el confort térmico de un edificio.

Los beneficios del vidrio de control solar y bajo emisivo son complementarios y pueden actuar dualmente para mejorar la calidad de la eficiencia energética de la vivienda y economizar en el consumo eléctrico. Así, las ventanas equipadas con estos cristales suponen un paso adelante en la construcción de hábitats pasivos y sostenibles.

Para maximizar aún más los niveles de eficiencia, se recomienda el uso de doble o triple acristalamiento, así como de persianas y cerramientos con tecnología “Passivhaus”.

Al evaluar tus necesidades específicas y considerar las condiciones locales, podrás tomar una decisión informada sobre cuál de estos dos tipos de vidrio es el más adecuado para tus proyectos. ¡Recuerda consultarnos si tienes dudas para obtener asesoramiento personalizado y asegurarte de elegir la mejor opción para ti!

Scroll al inicio